lunes, 8 de febrero de 2010

Artículos: Copias de seguridad

Una de las tareas más engorrosas con las que tendrá que lidiar un administrador de una base de datos puede ser la tarea de recuperación de desastres. Las causas del incorrecto funcionamiento del sistema pueden ser variadas, pero además de intentar evitar llegar a situaciones así mediante diferentes políticas de seguridad “activas”, resulta muy importante tomar otras medidas “de respaldo” que permitan dar una rápida respuesta para que la base de datos intente continuar operando con normalidad sin que sus usuarios se vean afectados. En estos términos se encajan los procesos de creación y actualización de copias de seguridad de los datos almacenados, así como las facilidades para implementar la estructura de la base de datos de forma rápida y coherente con el estado anterior, y la protección de esta información mientras se mantiene “en la sombra”, entre otras. Lo ideal sería no tener que hacer uso de ninguna de estas medidas, pero implementarlas es básico en un entorno que pretenda dar un nivel de prestaciones aceptable.

En estas circunstancias se encuadran los artículos “Why bother with backup” y una segunda parte “SQL Server backup” de Douglas Reilly. En el primero de ellos el autor trata de dar una serie de razones por las que resulta de vital importancia mantener una copia de seguridad del sistema, contando algunos casos particulares de pérdidas por malos hábitos al actualizar los respaldos y en general las consecuencias que puede tener perder gran cantidad de información crítica. Uno de los aspectos interesantes que se tocan, es el ver la relación entre la probabilidad de perder más o menos información dependiendo del momento en el que esta haya sido generada. Esto está directamente relacionado con la frecuencia de actualización de la copia de seguridad, de modo que los datos que se han generado más recientemente tendrán una probabilidad muy alta de perderse, mientras que según se avanza hacia atrás en el tiempo esos datos se supone que deberán estar respaldados y la probabilidad de pérdida disminuye progresivamente.

En la segunda parte, se centra en describir de forma global esa relación entre las pérdidas de datos y el coste que tendría evitarlas, para más adelante repasar varios escenarios que podrían llevar a la pérdida de información: datos que se borran por error o de forma malintencionada, discos duros dañados o que comienzan a fallar, o situaciones de desastre donde agentes externos puedan dañar los servidores. En todos estos casos se requiere definir correctamente las medidas de respuesta que permitan garantizar la disponibilidad de acceso a la información, y lo que es más importante, hacer que las pérdidas sean mínimas.

Una tercera parte de esta serie de artículos, “Minimizing the need to restore a backup”, comenta algunos aspectos que tratan de minimizar el riesgo de perder los datos del sistema por fallos en los soportes físicos. Se apunta por ejemplo a mantener una alimentación redundante o a la utilización de discos duros con determinadas cualidades. En esta dirección se mencionan los diferentes niveles de discos duros RAID existentes, que utilizados en combinación soportan tolerancia a fallos y otra serie de beneficios centrados en proporcionar redundancia a los datos almacenados. Por último también se hace mención al modo de configurar SQL Server respecto a los dispositivos elegidos, referido al tipo de partición a utilizar, distribución de los datos, etc.

En definitiva todas estas consideraciones tratan de hacer que el sistema se resienta lo menos posible de una situación problemática. Otras medidas relacionadas sobre las que se han escrito artículos comentan la necesidad de verificar la integridad de la información almacenada, ya que si no fuese así los datos estarían dañados y por tanto sería necesario recuperarlos a un estado original estable, o a la encriptación de la información relativa a la copia de seguridad para garantizar su confidencialidad. En cualquier caso, no deja de tratarse de medidas de seguridad que, como se dijo al principio, tienen un papel en un segundo plano de cara a los usuarios pero en la mayoría de las ocasiones resultan críticas para garantizar un sistema preparado para afrontar condiciones adversas inusuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada