viernes, 12 de febrero de 2010

Libros: SQL Server Profiler & Rendimiento

Dentro de las tareas relativas a la administración de una base de datos, deben tenerse también en cuenta aquellas que permiten mejorar su rendimiento. Manteniendo cierto control sobre las operaciones que se realizan en el sistema, puede realizarse un seguimiento exhaustivo de cómo se están llevando a cabo en él distintas operaciones. Y esto puede hacerse sin más que supervisar una instancia del motor de la base de datos o de los servicios de análisis y capturar y guardar los datos obtenidos con vistas a ser analizados. SQL Server proporciona una herramienta para realizar esta labor, que se denomina SQL Server Profiler.

El libro “Mastering SQL Server Profiler” de Brad McGehee explica de forma detallada como sacarle el máximo partido a esta herramienta, lo que se traduce en aumentar el rendimiento de la base de datos. Hacer uso del Profiler de SQL Server permite saber por ejemplo cuándo determinadas consultas sobre el sistema ralentizan la velocidad de operación de la base de datos o conocer qué tipos de operaciones puedan llevarlo a situaciones de bloqueo, entre otras muchas acciones relativas a cómo es su funcionamiento.

En los primeros capítulos se realiza una breve introducción a la herramienta de modo que el usuario pueda conocer cómo trabaja. En este punto, además de permitir familiarizar al usuario con la terminología, se definen las “trazas”, elementos básicos de análisis a través de los que se pueden capturar datos basándose en clases de evento, y determinados filtros y columnas de datos. Después se pretende informar al lector de cómo utilizar las trazas. Y esto abarca realizar un filtrado eficiente o seleccionar sólo determinados eventos y columnas, que aporten de forma concreta sólo aquellos datos que se necesitan. Hacer esto es fundamental para no acumular información de más que después complique el análisis de la que realmente interesa y para no sobrecargar el sistema sin necesidad.

Tras estas primeras nociones, en el capítulo 3 se explica cómo hacer una traza para detectar consultas lentas y cómo analizar la información resultante para entender cómo hacer las mejoras pertinentes. En el siguiente capítulo se detallan una serie de situaciones problemáticas comunes y cómo identificarlas y corregirlas de modo que esto pueda llegar a hacerse antes, en la medida de lo posible, de forma preventiva.

En los últimos capítulos se hace referencia al trabajo global con lo visto hasta este punto, de modo que se puedan implementar auditorias sobre la base de datos, incluso permitiendo realizar las trazas utilizando directamente T-SQL sobre el sistema, en lugar de utilizar la interfaz del Profiler. Después se relacionan una serie de buenas prácticas generales que pueden servir al usuario para sacarle el máximo partido y en el último capítulo se incluye un extenso y detallado listado de eventos clasificados según categorías y de las columnas de las que se hace uso en la interfaz gráfica para caracterizar cada evento, intentando mostrar al lector cuáles son más útiles.

En definitiva en el libro se pretende que el usuario saque el máximo partido a SQL Server Profiler y, por ende, a su base de datos. Este tipo de gestión avanzada no supondrá grandes diferencias en el uso de sistemas de pequeña envergadura, pero sí en otros sistemas con grandes volúmenes de información y de consultas. Y además de esto siempre hay que tener en cuenta su labor más interesante: permitir al administrador conocer al detalle el funcionamiento de la base de datos en relación a los propósitos para los que fue diseñada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada